El Vall de Hebrón pone en marcha un nuevo modelo de participación.